jueves, enero 29, 2009

Elefantes inmensos

Tiempo de lectura: 35 seg.

El nuevo discurso, de los libros para empresarios, aconseja motivar al empleado. Es muy barato decirle un par de elogios. Y es carísimo enojarlo y convertirlo en mercenario. En esa motivación no hay un deseo de amigarse con Dios, o de hacer feliz al empleado mortal; la felicidad es una manera económica de levantar la productividad.


Así, mientras que algunos magnates memorizan los nombres de los barrenderos y les palmean la espalda, otros apenas saben el apellido del socio mayoritario. Sólo cuando confías en pocas personas, te salvas de la decepción.

Y yo no sé cuál de los dos es el cínico. El jefe mercenario cree que es más inteligente cuando le grita a los empleados. Pero ya los libros para empresarios cuentan que peca de ingenuo: El elefante solo le teme a la hormiga durante el rato que está presente.

52 comentarios:

Bichicome dijo...

Los 2.

J A S dijo...

No podemos pretender una real generosidad en un contrato celebrado esencialmente por conveniencias individuales, lo cual me dice que decepcionarse con el superior es culpa de una ilusión erróneamente creada, o por una carencia de aptitud o carácter para hacer cumplir sus derechos.

FRiGoLitO dijo...

No es necesario que se aprendan los nombres de los empleados a mí solo me pusieron en las letritas del final y fuí feliz...

Misionero Protestante dijo...

En esa motivación no hay un deseo de amigarse con Dios

Triste comentario fruto de la influencia del catolicismo a lo largo de una torturada infancia en un colegio de monjas... uno no hace buenas obras o ama al prójimo para "amigarse" con Dios, uno hace buenas obras o ama al prójimo como demostración de que ha recibido el Espíritu de Dios.

Dios debe primero regenerar al hombre el cual es incapaz de obedecer a Dios por sí solo, y después, una vez ya capacitado, éste puede hacer la Voluntad de Dios.

:|

Renton dijo...

Sólo cuando confías en pocas personas, te salvas de la decepción

Uno se decepciona porque la gente es mala o porque ha puesto las expectativas demasiado altas?

yo no sé cuál de los dos es el cínico

Según mi modo de ver, es más cínico el jefe "amistoso" porque involucra lo emocional por un mero fin material.

El elefante solo le teme a la hormiga durante el rato que está presente

Importa eso?
El jefe no quiere temor o respeto, quiere unos índices de producción altos...

Además, aunque el elefante solo tema a la hormiga cuando ésta está presente, el setter irlandés solo toma leche en polvo descremada con cacao cuando el urogallo malayo baila un viejo vals eslavo al ritmo de un viejo titiritero húngaro del siglo XVII.

Rents dixit...

Jimpa dijo...

nunca quisiera trabajar de empleado, pero si alguna vez me toca, prometo nunca ser el empleado del mes

morgana dijo...

Qué tristeza que tengamos que ser amables sólo por el hecho de que es más barato. Un bajón para toda la humanidad.
En fin, así las cosas en el mundo que hicimos posible.
Saludos vegetarianos,
M-

maniática dijo...

en todo doble vínculo puede haber doble mensaje y doble dirección
por lo tanto, ninguno de los extremos se salva de compartir una cuota del cinismo

beso

Renton dijo...

Jimpa:
nunca quisiera trabajar de empleado, pero si alguna vez me toca, prometo nunca ser el empleado del mes

Esa es la actitud que estaba buscando, envíame tu curriculum INMEDIATAMENTE!

Morgana:
Un bajón para toda la humanidad

La amabilidad no cotiza en bolsa, una empresa productiva sí...

Maniática:
en todo doble vínculo puede haber doble mensaje y doble dirección

Con esta frase puedes haberlo dicho todo y nada...

ninguno de los extremos se salva de compartir una cuota del cinismo

Lo cierto es que el jefe mercenario no es cínico, es frío, insensible y merece un aumento...

:|

Mary Poppins dijo...

no seria tan categorica.
El concepto de la motivacion parte de estas nuevas teorias empresariales sobre liderazgo.

Una cosa no implica la otra necesariamente (me refiero al planteo del post)

Se intenta dar signos para romper la estructura de empresa piramidal que existia hasta los 80's . Se ha comprobado que el empleado "motivado" logra mayor " satisfaccion" y produce mas.

No olvidemos que no estamos hablando de una sociedad de beneficencia o comunidad de vecinos , hablamos de una empresa cual objetivo es producir dinero

El error esta en concebir la motivacion como un despliegue de halagos.
Reducir todo el tema a eso es tramposo por lo sencillo e imparcial para la critica

tan versátil como acústica dijo...

mary poppins: estoy de acuerdo con tu planteo. mis posteos nunca resisten bien un análisis histórico/semántico profundo. observo sin rigor (y mirá que no me siento orgullosa de eso...).

Debbie dijo...

excelente andrea

El iResponsable dijo...

Pues eso, se hace más llevadero el que te palmea la espalda aunque sabes que solo mira por sus intereses.
Creo que a nadie le gusta que le griten aunque muchos lo merezcan.

Renton dijo...

Su Charruidad:
estoy de acuerdo con tu planteo. mis posteos nunca resisten bien un análisis histórico/semántico profundo...

No se confunda Su Acustiquitez, no se da cuenta de que bajo esa crítica inmisericorde subyace toda una formidable halago?

Usted cree que la supercalifragilística expialidosa perdería un solo segundo de su tiempo en criticar el blog de alguien mediocre?

Para sentir la vana ilusión de que se codea con la intelectualidad más chic y trivial, la mente anodina debe revolotear alrededor de una luz brillante, radiante, refulgente...

En caso contrario, el peso de una realidad huera de sensibilidad cae sobre su medianía.

Lo dicho, todo un halago para sus luces...

:]

Ignacio dijo...

Creo que ser empleador o empleado es una circunstancia. Ser buena gente no.
Me parece que tu texto se parece al planteo maniqueo ese de "lucha de clases".
La inteligencia consiste en adaptarse de forma eficiente a los embates impredecibles. Por tanto, difícilmente alguien inteligente se ate a teoría alguna. Más bien, será su propio teórico.

Pabloid78 dijo...

la relación de dependencia es un plato que se sirve mejor frío

Pabloid78 dijo...

como el lechón

p a m e l a a dijo...

No se yo, pero preferiría a alguien que me grite tantito pero reconozca que lo hago bien a que se haga el desentendido y me corra.
No puedo argumentar mucho, aún no formo parte de una empresa.
Saludos.

NoSurrender dijo...

la retribución salarial nunca ha sido exclusivamente económica. No sólo de dólares vive el trabajador y mucho menos el empresario.

Salud!

Renton dijo...

Polaroid:
como el lechón

Alguna comparación disponible para los vegetarianos de esfinter delicao...?

:|

Ignacio dijo...

Me encantó lo del lechón.

Ignacio dijo...

Ahora que pienso, ¿el lechón se sirve igual que el elefante?

Pabloid78 dijo...

la lechuga, Renton, mejor fría, crocante... nada de calentita, ni si quiera tibia.
Todas esas relaciones laborales con franeleo emocional son manipulación.
Las cosas claras y el chocolate espeso.

Pabloid78 dijo...

nadie necesita que lo feliciten, lo que se necesita es un aumento

Dícesede dijo...

Es tan cierto que el elefante le teme a la hormiga. Si no fuera porque tiene el poder de aplastarla... Yo no tengo miedo, por lo menos hoy, no tengo miedo.
Besote

xavier dijo...

Sin duda los dos.

ericram dijo...

Mmmmmm, por eso solo confío en mi mismo, se que no me voy a defraudar.

Nico Bari dijo...

Jefe mercenario... es un buen término para definirlos...

Saludos!

izaya dijo...

Lo tomaré en cuenta cuando abra mi nueva fábrica de pisapapeles electrónicos.

Julián dijo...

Te pusiste mimosa, hoy por hoy sabemos que los bucles bien formados, aquellos que suelen dejar marcadas las líneas del pensamiento bolchevique en los parabrisas de los coches de los micro gerentes, han sido tan desprestigiados como pensar que hace rato que no te cruzo por la rambla. ¿Y hoy que hay solcito?

Anónimo dijo...

Es raro, este post me había hasta casi que infimamente gustado y sin embargo, parece que a nadie mas le agradó.

No hay caso, sigo yendo (muy a mi pesar) contra toda corriente mayoritaria, aun sin siquiera plantearmelo...el mundo está peor de lo que suponía...

Si algo he de criticar es que dios este escrito con mayúscula, no creo que se merezca ese mínimo de consideración.

Bien, al resto, traten de no ser aún más pateticos (bueno, en algunos casos es imposible que lo sean aún mas).

Andrea, bien por ud, casi logra decir algo :-)

chicosoquete dijo...

Gracias anonimo por tu aporte!!, la verdad es que duermo mas tranquilo ahora que se que vos casi aprobas lo que dijo andrea,

¿podes venir a mi casa y asi me decis que bosta pseudointelectual de dos pesos me recomendas para leer asi me junto con otros idiotas como vos y hablo de lo geniales que somos y de lo inferior es el resto?... la gente tiene cada humos...

seguí asi andrea

Renton dijo...

Polaroid78:
lo que se necesita es un aumento

Realmente crees que uno trabaja mejor o más eficientemente por cobrar más?
Yo al menos, cuando estoy inmerso en mi trabajo y algo me exige esforzarme más de lo que correspondería, no pienso en el sueldo...

Nico Bari:
Jefe mercenario... es un buen término para definirlos...

Sabes de alguien inmerso en el mundo capitalista que no sea mercenario?

Anónimo:
Si algo he de criticar es que dios este escrito con mayúscula, no creo que se merezca ese mínimo de consideración

Podrías explicar eso por favor?

Andrea, bien por ud, casi logra decir algo :-)

Lástima que tú no puedas decir lo mismo... :] :D :-) :-]

Chicosoquete:
¿podes venir a mi casa y asi me decis que bosta pseudointelectual de...

Jejeje.. perdona que me ría pero es que se te ha puesto un acento yankee tremedo...

:D

oxitoxi dijo...

Cuentan que Jimmi Hendrix, a la edad de 8 años trabajaba en los suburbios haciendo changas y repartiendo frutas para un Almacenero avaro. Este último lo hacia trabajar sin darle mas que unas manzanas pasadas a final del día. Una vez le sugirió que estaba harto de que solo le diera estas frutas en forma de pago; entonces para su cumpleaños decidió regalarle un ukelele que vendían de oferta con el fin de dejarlo contento ya que le servia. Fue tal la alegría del regalo que decidió aprender a tocarlo.
Al cabo de un tiempo, el almacenero concluyó que hay incentivos que atentan contra los propios intereses.

Gustavo dijo...

El principal problema es la relación de dependencia que afecta al empleado (y también al empresario).

Si lográs ser empleado pero no dependiente, sos un maestro.
(Si sos maestro nunca serías empresario)

Un placer leerla, che.

la ventana dijo...

a mi me gusta esta teoria de la motivacion como forma de aumentar la productividad, por muy falsa y con otros finese que esta sea no se puede negar que es mejor trabajar en un lugar donde hay un buen ambiente y cosas motivantes que en un lugar pesimo y donde et tratan mal
saludos

gen71 dijo...

"Con paciencia y saliva, el elefante le temía a la hormiga..."

No era así, no?...

Allek dijo...

que tal.. pasaba a saludarte..
te dejo un fuerte abrazo..

Renton dijo...

Allek:
te dejo un fuerte abrazo..

Hmm, no podrías haber dejado de paso un buen comentario...?

Digo yo...

:|

Nausicaa dijo...

Y no es una pena q tengan q hacer estudios economicos para que la gente asuma que siendo felices todo está mejor?

Ais, q mundo loco este!

Ah! Por cierto, encantada de cruzarme contigo :)

Tipo catalán de acento mejicano... dijo...

Sólo cuando confías en pocas personas, te salvas de la decepción

Es el ostracismo la clave de la felicidad..?

:|

sujetotacito dijo...

prefiero decepcionarme, soy un iluso.
abrazos

Licantropunk dijo...

El jefe solo quiere la felicidad del empleado: su mayor deseo. Enjuaga una almohada tras otra por las noches, bañadas en lágrimas, cuando intuye atormentado que uno de sus lacayos hizo una disimulada pedorreta a su paso. ¡Oh, ingratitud!
Saludos.

Mr.Wolf dijo...

Sentado en la misma mesa que el prospero empresario, pero sin poder pagar ni las servilletas del banquete que se sirve...se supone que me tengo que sentir feliz cuando me invitan almorzar.
Como si la mosca fuera con masitas a comer con la viuda negra.
Sin embargo; nunca llegan lejos los empresarios que leen libros para empresarios, la lealtad se consigue mejor provocando el personal una especie de Síndrome de Estocolmo o algo así.

Regrese.

Julián dijo...

No se yo, pero preferiría a alguien que me grite tantito pero reconozca que lo hago bien a que se haga el desentendido y me corra.
No puedo argumentar mucho, aún no formo parte de una empresa.
Saludos.


Me enamoré perdidamente, mis ojos lloran tu ausencia pamelaa. Tu huésped ermitaño, tu collar de favelas, tus manos de puré de boniato, extraño tu áspero aroma a una camioneta cuatro por cuatro gris metalizada y media lujosa. Tu alma fue vidriera de mis identificaciones secundarias. Te establo. No aminores (lo mejor que le escribí a una minita en la vida!).

Berenjena Voladora dijo...

Es que cualquiera de las dos posturas quieren mayor producción, pero una trompa monosona me cae más simpática cuando cosquillea el lomo de la hormiga cuando hace bien el trabajillo.

Qué bueno volver por estos lados Andrea!!!!! :D:D:D:D

Renton dijo...

Soy yo o es que hace casi un mes que Su Versitiliquitez no actualiza...?

:[

Pd:
Pst, pst, la pregunta es retórica...

doble visión dijo...

El verdadero empresario, siempre hace exactamente al revés de lo que indican los manuales de empresarios... Si siguiera las indicaciones, acabaría bajo el mando de otro verdadero empresario.

:)
marcelo

Tipo que creyó a su amiga charrua cuando le dijo que actualizaría pero que dolorosamente ve que ella es como todas y miente iiiiiiiiiiiiiiiih! dijo...

Me mintió... no actualizó.

:[

Renton dijo...

Yeaaaaah!!!

Grande Su Versatiliquitez!

:D

Natilla dijo...

El problema de los libros es que si lo leen los barrenderos y los mozos ya no se pondrán tan contentos porque habrán descubierto el secreto. Igual Andre, prestame alguno de esos libros para empresarios por favor, que a una de mis jefas le hace mucha falta.

Natilla dijo...

El problema de los libros es que si lo leen los barrenderos y los mozos ya no se pondrán tan contentos porque habrán descubierto el secreto. Igual Andre, prestame alguno de esos libros para empresarios por favor, que a una de mis jefas le hace mucha falta.